Las palabras más difíciles de escribir

¡Buen fin de semana para todos!

Hoy me encuentro un poco inquieta debido a que traigo esto paseando por la cabeza desde hace tiempo y siento que debo hablar con ustedes. He pasado los últimos días reflexionando un poco y bueno hay un par de cosas para comentar.

Desde que me convertí en lectora asidua he visto, mas veces de las que quisiera, temas como este, donde el escritor (y nota, no es que me crea escritora) llega a un punto de quiebre, donde siente que lo que hace no es lo suficiente para el lector o incluso para si mismo y se encuentra ante la encrucijada de seguir o detenerse, y realmente no lo entendía, no comprendía como era posible de que pensaran eso teniendo todo el apoyo que tienen de sus lectores, de esas increíbles personas que los siguen esperando la siguiente pagina. Pero ahora lo entiendo.

Al iniciar este proyecto éramos solo Caleb, Edrielle y yo y, realmente debo decirlo, no me importaba si allá afuera había alguien dispuesto a leerme, pero después si me importó, quería que fuese algo que llegara a tantas personas como fuera posible y que gustara y si no gustaba que me ayudaran a crear algo que si lo hiciera, y ahí vino mi error, empecé a confiar en las personas que no debía.

Mi proyecto dejó de pertenecerme solo a mí, fue perdiendo su esencia hasta llegar a un punto que se volvió algo distinto, ahora he vuelto a confiar en las personas que no debo hacerlo y se ha corrompido un poco mas, tanto que he llegado a ese punto yo también, el punto de cuestionarme ¿vale la pena seguir?

Vale la pena seguir por una sola razón, por ustedes, por quienes me acompañan en cada etapa y esperan por algo más, por quienes me leen y me dedican un momento de su tiempo para escribirme, darme sus puntos de vista, decirme lo que les agrada y lo que no, para sugerirme donde mejorar, y claro que lo vale y muchísimo.

Pero, ¿y el resto? El desgaste emocional y espiritual (en el sentido reflexivo ante todo, claro) ¿el ganar mas decepciones que gratos momentos por haber depositado la confianza en personas que realmente no lo merecían?, ¿el frustramiento e impotencia de no poder hacer que las cosas funcionen porque ahí afuera hay alguien que no quiere que avances?, ¿lo vale? Hacer cualquier cosa es complicado, ya sea algo público o privado, el tener la fuerza y el coraje de concretar algo por ti mismo, pero a parte de ello tener que cargar con la negatividad y mala voluntad de las personas es mucho peor.

Todo viaje es divertido, emocionante y excitante, y este lo ha sido en proporciones épicas, me he divertido y me ha encantado y si debo terminar aquí habrá sido el mejor de todos porque ustedes lo hicieron maravilloso, ha sido una de las mejores cosas que he podido lograr en mi vida y es algo que siempre les agradeceré.

El que deba parar porque he cometido el gran error de depositar mi confianza en las personas equivocadas es una sombra que quizás me vaya a perseguir por mucho tiempo, pero que a final de cuentas lograré superar, no es la primera (y lastimosamente no será la ultima vez que alguien me decepcione) lo bonito de la confianza es que, una vez que se la pierdes a alguien no vuelves a cometer el error de dársela por segunda ocasión.

Agosto tenía que ser un mes genial, lleno de cosas positivas, buena vibra y pura energía alegre, pero creo que algo que ya debería saber es que las cosas rara vez salen como se planean. Sin embargo hay que sacar siempre algo optimista de cada cosa y el punto bueno de todo esto es que cuando una etapa termina siempre se inicia una nueva.